Los contratos que nos ofrecen las compañías de cable estipulan las condiciones y beneficios que nos brindan con sus servicios.