La muerte por ola de frio se ha hecho presente en la mayoría del país, aunque estados como Minnesota, Illinois y Chicago por ejemplo han sido fuertemente afectados con temperaturas de hasta -53 grados.