Los shows navideños nos llevan de ilusión y logran aflorar al niño que llevamos por dentro. Nadie puede pensar en navidad sin hacer alusión a la oleada de películas y series que podemos disfrutar.